22 de diciembre de 2010

#35

Te había echado tanto de menos... al fin te tengo conmigo. Tenerte junto a mí, trazar un camino a tu lado. Era como un cuento de hadas. Sólo quería abrazarte, besarte, hacerte mío, y así fueron pasando días. Dos corazones unidos que latían al mismo tiempo. Es un cuento perfecto, y si Dios quiere,un cuento sin final. 

2 comentarios:

  1. más bien imaginación, si pudiera ser posible no estaría aquí sentada..estaría con él ;)

    ResponderEliminar